Ermita de Nossa Senhora das Vitórias

Situada en el margen poniente de la laguna de Furnas, reflejándose en sus aguas, es un ejemplar impresionante del estilo neogótico, único en todo el archipiélago. El templo lo mandó construir a finales del siglo XIX José do Canto (1820-1898), azoriano ilustre, que tenía un gusto especial por la literatura y por la botánica y que allí está sepultado.