Furna da Maria Encantada

Subiendo a Furna da Maria  Encantada se tiene una panorámica de toda la depresión y de la abundante vegetación plantada por el hombre: criptomerias, acacias, pinos y pistosporos cubren casi completamente las paredes de la caldera y contrastan con la vegetación de otras áreas de la isla.