São Jorge

  • Auditorio de Velas, localizado en el antigu fuerte
  • Vista sobre la localidad de Velas
  • Municipio de Velas

Patrimonio

Arquitectura

Al pasar por las casas de Urzelina la mirada se fija en una torre de iglesia aislada en el medio del paisaje, casi totalmente rodeada de rocas negras. Se trata del único vestigio de la construcción original que fue enterrada por la implacable erupción volcánica de 1808, testigo elocuente de la lucha y resistencia de los azorianos ante las adversidades naturales del archipiélago.

En Calheta y en Topo, pintorescos puertos son la puerta de entrada a casas e iglesias seculares. En Velas, el Portão do Mar (‘Portón del mar’) acoge, desde 1799, a los viajantes de los barcos que atracan en el puerto, encaminándolos a la plaza central del pueblo y desembocando en edificios importantes, como la iglesia Matriz de San Jorge y el ayuntamiento. En la arquitectura religiosa se destaca la iglesia barroca de Santa Bárbara (del siglo XVIII) situada en Manadas y clasificada como Monumento Nacional. La fachada blanca y negra esconde un interior de techo de cedro, altar y paredes decoradas con talla dorada, paneles de azulejos, retablos y pinturas.

Cultura

Mientras que en Velas, junto a la iglesia matriz, está instalado el Museo de Arte Sacro, en Calheta se encuentra el Museo de San Jorge. Este museo expone colecciones de carácter etnográfico en las áreas de la cerámica, telar, agricultura, ganadería, mobiliario y fotografía. Abarcando los siglos XIX y XX, el espacio ilustra el tiempo en que vivió Francisco de Lacerda. Nacido en Ribeira Seca, en 1869, este “jorgense europeo” tuvo una brillante carrera internacional como director de orquesta. Destacado musicólogo, Francisco de Lacerda reunió importantes piezas del folclore de la isla y también compuso. De su obra se destacan las Trovas, un conjunto de piezas para canto y piano basado en el lenguaje musical popular portugués y azoriano.

Artesanía

Las colchas de punto alto se siguen manufacturando en telares de madera. Las artesanas empiezan a escasear pero todavía se pueden encontrar en Fajã dos Vimes. La cooperativa de artesanía de Ribeira de Nabo funciona como un muestrario de estas colchas, también conocidas como “mantas de San Jorge”, además de paños, manteles, alfombras y otros artículos.

Destaques