Pico

  • Miniaturas de instrumentos del vino hechas a mano
  • Antiguo carro de bueyes
  • Criação Velha – Paisaje Vitícola, Patrimonio Mundial de la UNESCO
  • Antigua fábrica de la industria de la ballena, transformada ahora en Museo
  • AntAntigua iglesia construida con basalto
  • Mirador en el Museo del vino en Madalena, premiado por su arquitectura
  • Scrimshaw, trabajos en hueso y diente de ballena
  • El Centro de Artes y Ciencias del Mar está instalado en la antigua fábrica de la Ballena SIBIL

Patrimonio

Patrimonio Mundial

Para protegerse de la sal del mar y del viento y sacar el mayor provecho a las condiciones climáticas y geológicas de los terrenos pedregosos y de las zonas de lajido (zonas de roca volcánica), el hombre de Pico organizó el terreno en un impresionante mosaico de piedra negra: los currais. Esta cuadrícula delimitada por muros de basalto donde se plantan las viñas, se extiende por el horizonte. Criação Velha y Santa Luzia son ejemplos mayores de este arte de dividir la tierra, al que corresponden centenas de kilómetros de muros de piedra arduamente erguidos. Estos terrenos, una mezcla de naturaleza lávica y prácticas culturales ancestrales, componen el Paisaje Vitícola de la isla de Pico, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2004.

Mientras que en el suelo de lava negra se destacan las rilheiras, surcos dejados por las ruedas de los carros de bueyes que transportaban uvas y barriles, en los puertos y puertecitos junto al mar están los rola-pipas, cuestas talladas para facilitar el deslizamiento de las pipas hasta los barcos, que todavía hoy simbolizan esta actividad.

Arquitectura

Además de sus iglesias y la arquitectura local, el legado arquitectónico de Pico está en parte relacionado con el cultivo de la viña. En la zona de Areia Larga, se encuentran bonitos solares que servían como vivienda temporal a los propietarios de la viña que tenían su residencia en Faial. Del siglo XVIII y XIX, se caracterizan por trazos rígidos y por tener estructuras de apoyo como pozos, bodegas y almacenes.

En las Bodegas de Pico, a veces adaptadas al turismo rural, las paredes de piedra volcánica se mezclan con el mar y la vegetación. La memoria viva del ciclo del verdejo tiene un nuevo capítulo en el Museo del Vino. Instalado en Madalena, en una antigua mansión de veraneo de los monjes carmelitas, cuenta con una colección de utensilios, alambiques y pipas. Su frondoso bosque de dragos acompaña al lagar que ha resistido al paso del tiempo.

La faceta volcánica de la isla también está estampada en las casas de localidades como Cabrito, Arcos, Lajido, Cachorro o Calhau. El arte de trabajar la piedra tiene en Pico su máxima expresión, donde la textura de la roca y el aparejamiento perfecto de la piedra basáltica negra contrastan con los marcos blancos de las ventanas y los verdes y rojos brillantes con que se pintan las maderas de las puertas.

Los maroiços son elementos arquitectónicos únicos en el archipiélago. Presentes sobre todo en la zona de Madalena, son montones de piedra suelta en forma piramidal, que recuerdan las pirámides aztecas. Estos montones formados por rocas recogidas en los terrenos agrícolas adyacentes, para facilitar el trabajo en la tierra, fueron creciendo con el paso de las décadas y siglos, permaneciendo hasta hoy como símbolo de la tenacidad de los habitantes de Pico.

Cultura

Pico reúne los principales vestigios de la epopeya ballenera azoriana. Lajes, São Roque, Calheta de Nesquim o Ribeiras invitan a un paseo para descubrir sus puertos pintorescos, las callejuelas de casas típicas y a los viejos balleneros. Las referencias a la caza de la ballena se encuentran en espacios como el Museo de la Industria Ballenera, en São Roque, situado en el edificio de la antigua fábrica de Armações Baleeiras Reunidas, que todavía guarda hornos, calderas y otros equipos usados en la transformación del cachalote.  En el Museo de los Balleneros, en Lajes do Pico, encontramos fotografías, utensilios y botes balleneros y en su exposición permanente, abrigada en antiguas casas de botes, se incluye un bote con arpones y otros utensilios usados en la caza, así como ejemplares artísticos de scrimshaw (grabados o escultura en diente de ballena).

En otro tiempo centro de construcción naval del archipiélago, en Santo Amaro todavía subsiste la fabricación artesanal de embarcaciones. El astillero junto al mar permite entrar en los cascos de los barcos, más o menos completos dependiendo el estado de la obra. Al lado, un museo particular proporciona una dimensión humana a la relación entre la isla y esta actividad.

Artesanía

La Escuela de Artesanía de Santo Amaro y la Escuela Regional de Artesanía, en São Roque, son instituciones que pretenden mantener vivas tradiciones artesanales como los sombreros de paja, las flores de escamas de pescado o los encajes de ganchillo. Las miniaturas en madera de los botes balleneros o las reproducciones de iconografía relacionada con el vino – como los carros de bueyes que transportan pipas – son testigos de la historia de Pico.

Destaques

Sitios para Visitar